PROYECTO Y CONSTRUCCIÓN

ETHEL ARIAS DUARTE

Tacuarembó, Uruguay 

1925-2015

BIOGRAFÍA

Ethel Arias estudia en la Universidad de la República de Uruguay, UDELAR, y obtiene el título de arquitecta en 1953. Si bien Ethel Arias es de nacionalidad uruguaya, su perfil es de especial importancia debido a que fue, según los registros revisados,  la primera mujer en ejercer la arquitectura en Ecuador. Arias constituye un referente de empoderamiento en una época en la que el acceso a la educación y más aún el ejercicio de una profesión eran un privilegio de muy pocas mujeres. 

Mientras la presencia de una serie de arquitectos uruguayos en Ecuador es ampliamente conocida, el conocimiento sobre el trabajo de Arias en el país es incipiente. Arias llega a Ecuador en 1954, año que coincide con la nominación por parte de la OEA a Ecuador como sede de la XI Conferencia Interamericana de Cancilleres. Si bien la Conferencia no ocurrió, ésta fue un interesante punto de inflexión en la arquitectura ecuatoriana por la envergadura y calidad de las propuestas arquitectónicas que promovió. Entre una serie de emblemáticos proyectos estaba la remodelación integral del Palacio de Carondelet, proyecto encomendado a Arias. 

Su obra más relevante, la reconstrucción del Palacio de Gobierno, es parte de un discurso sobre la modernidad en Quito, con énfasis en las decisiones técnicas como configuradoras de un espacio que mantiene sus características a pesar de varias intervenciones posteriores. 

Para más información ver "Ethel Arias Duarte. La incursión de una uruguaya en la arquitectura ecuatoriana"

GUADALUPE IBARRA

Quito, Ecuador 

1947

BIOGRAFÍA

Lupe Ibarra, nacida en Quito, viaja a Cuenca, Ecuador, en sus años de adolescencia por motivo del trabajo de su padre, vinculado al ejército. Allí toma la decisión de estudiar arquitectura, y se matricula en 1963 en la Universidad de Cuenca. Estudiante de alto rendimiento, Ibarra obtiene en el año de 1970 su título de arquitecta, convirtiéndose en la primera mujer ecuatoriana titulada en esta profesión en el país. 

 

Inmediatamente a su graduación, concursa para acceder a la docencia en la misma universidad, ganando este concurso entre 30 participantes con la “primera antigüedad”, es decir, con la calificación más alta del proceso. Dictó las materias de Taller de Proyectos, Dibujo Técnico y Materiales de Construcción. Ejerció esta labor hasta el año de 1978. 

Su producción en arquitectura y construcción es muy extensa: en sus cinco décadas de ejercicio profesional planificó 220 viviendas, 13 conjuntos habitacionales, varios condominios y edificios de viviendas, y otros proyectos como el Hogar Infantil #4, la Casa de Observación Femenina “Florencia Astudillo”, la Capilla de las Madres de la Asunción, Convento de las Madres Salesianas de Gualaceo, Capilla para la Comunidad de Gapal, entre otros. Su obra es muy heterogénea, cubriendo un amplio espectro de estilos, anclados a la tradición estética y material cuencana. Prácticamente todos los proyectos planificados fueron construidos por ella misma. Varios de estos encargos fueron realizados por entidades de carácter público, como la Empresa Eléctrica Regional Sur o la Junta Nacional de la Vivienda.

Su ejercicio de la arquitectura y la construcción le hizo merecedora de una mención especial de la Cámara de la Construcción de Cuenca, al celebrar el 40 aniversario de vida institucional.